coches electricos hibridos francia alemania

Coches híbridos y coches eléctricos : Francia contra Alemania

coches electricos hibridos francia alemaniaDespués de los coches eléctricos al 100%, los coches híbridos recargables eran los que se exponían últimamente en el salón mundial del automóvil.

Una tecnología en la cual los constructores alemanes han invertido mucho dinero. Volkswagen en concreto mantiene grandes ambiciones hacia esta generación de vehículos de casi “cero emisiones”. La competición está lanzada: que gane el mejor…

Las debilidades del todo eléctrico a la francesa y española

A pesar de sus cualidades intrínsecas, el mercado coches totalmente eléctricos prosigue su muy lenta progresión. En Francia como en España, su débil parte del mercado le ha valido conservar las subvenciones ecológicas importantes de las cuales gozan, y que se podrían ver con malos ojos debido a las finanzas públicas. Para los propietarios de viejos diesel con residencia en zonas urbanas densas, el estado Francés propone subvenciones ecológicas de hasta 10 000€ para la compra de un coche eléctrico. Incluso con un barril de 100$, semejante ayuda no se compensaría jamás en su totalidad por las economías de petróleo que corresponden a la vida útil del vehículo.

La ocasión de recordar, por desgracia, que las ambiciones de Francia y España a favor de los vehículos eléctricos quedan muy dependientes de importantes subvenciones públicas, totalmente desfasadas con las capacidades financieras de estos países (salvando las distancias).

El realismo alemán frente a los coches eléctricos

Comparando la estrategia en Francia y la Alemana a favor de una movilidad sostenible de “cero emisiones”, lo primero que resalta es la diferencia de ayuda pública. A pesar de finanzas públicas un poco menos afectadas que las del extremo oeste de Europa y del papel cada vez mayor que los coches eléctricos ocupan en materia de transición energética en el transporte sostenible, no consideran dopar sus ventas apostando únicamente en las ayudas públicas. Ayudas a la inversión relativamente limitadas a favor de los puntos de recarga rápida a lo largo de los principales ejes de tránsito, y nada más. ¡Para circular en 100% eléctrico en Alemania, es mejor tener una cuenta bancaria suficientemente llena y una conciencia ecológica de lo más desarrollada!

A pesar de esta actitud muy diferente, ¿podría decirse que el mercado de coches eléctricos va mal en Alemania? No realmente. Desde el principio del año, se han vendido más de 5000 coches eléctricos en el mercado alemán; buenas cifras que se explican en parte por la llegada de automóviles eléctricos originarios de Alemania misma en los concesionarios. Y lo mejor está por llegar…

Sin embargo, los constructores alemanes apuestan más por el híbrido recargable. Una solución en la cual las contras financieras respecto al comprador son menores que para los coches 100% eléctricos teniendo en cuenta los productos ofertados. Y la guinda sobre el pastel es que los híbridos recargables pueden prescindir de los costosos puntos de recarga en caso de trayecto que supere su autonomía eléctrica, y por lo tanto se adapta más a la realidad energética actual sin suponer fuertes gastos.

¿Qué se podría hacer?

Volviendo al caso de Francia, con menos de un 1% de parte del mercado de ventas nuevas, las ventas de vehículos eléctricos se quedan, por desgracia muy por debajo de los objetivos. La inquietud se queda en cuanto a la evolución de las ventas respecto al futuro, no se puede seguir contando con las generosas subvenciones públicas para la compra de un vehículo eléctrico. El objetivo es responder a los dos obstáculos mayores en materia de coches eléctricos: la autonomía limitada y el coste.

¿Qué constructora sabrá demostrar suficiente audacia como para lanzarse en el nicho desesperadamente vacío de los eléctricos con extensores de autonomía? ¿Qué esperan las constructoras líderes para ofrecer a sus clientes potenciales un pequeño vehículo que ofrezca, digamos, 60 km de autonomía real que se puedan extender gracias a un alargador de autonomía especialmente concebidas para estas y con un precio más acorde a una población modesta?

Liberándose de una complejidad de un sistema híbrido y de una caja de velocidades robotizadas, el coche eléctrico con extensor de autonomía se presenta como una solución tecnológica de lo más interesando para darle corriente a los vehículos de segmentos mayores a un precio competitivo a la vez que ofrecen polivalencia en su uso. Los propietarios de la Volt/Ampera lo confirmarían todos: un auto eléctrico con extensor de autonomía, es lo mejor.

Esperemos que entre las enésimas llamadas al buen sentido y pragmatismo, se llegue a los oídos de los actores mayoritarios de la transición energética

Fuente : 1CocheElectrico.es