gafas para conducir

¿Cómo son las mejores gafas para conducir?

gafas para conducir
En invierno, debido a la fuerza de los rayos uva, crecen las probabilidades de que nos deslumbremos al conducir un coche. No hay que olvidar que los destellos suponen un grave problema en la conducción, que nos supone en peligro tanto a nosotros como al resto de conductores y peatones. Elegir unas gafas solares aptas consigue prevenir más de un imprevisto, aunque que gracias a ellas se disminuye el peligro de deslumbramiento y asimismo la fatiga visual.

Las gafas polares, muy recomendables:

De entre el amplio abanico de opciones que existe ahora, las lentes de sol con lentes polarizados están totalmente recomendadas para conducir. ¿El motivo?

Suprimen los reflejos que los rayos del sol que generan en las superficies horizontales (como, por ejemplo, en las casas verticales con grandes vidrieras o en una calle húmeda), que pueden ocasionar un gran deslumbramiento al conducir. Encima, lo mejor es comprarlas en tiendas autorizadas, que garantizan su homologación y cumplen con la legislatura europea (tienen la marca CE).

Fíjate igualmente en el filtro solar: para conducir en verano el más recomendable es el 3, que protege nuestros ojos en los días soleados. Pero no tengas el error de comprar unas gafas con filtro 4, demasiado oscuras para conducir en carretera.

Y si encima son transitión:

Las lentes con filtros transitions tienen la propiedad de adaptarse a la luz ultravioleta que reciben, aclarándose si es débil en el interior y oscureciéndose si es fuerte (como en el sol).

En la actualidad es posible comprar monturas de sol que fusionan las dos tecnologías: la fotocromática y la polarizada. Esto las hace totalmente aptas para conducir.

Conseguir las monturas adecuadas te protegerá contra deslumbramientos en el coche, pero para estar seguro de que sabes cómo reaccionar en presencia de otras situaciones imprevistas puedes apuntarte a los cursos de conducción segura del RACC, donde asimismo te ayudarán a conocer como prepararte ante los posibles imprevistos al volante, enseñándote a controlar la moto o el coche.

Consejos para motoristas:

Si conduces  moto, además de escoger unas monturas que te protejan de los deslumbramientos de forma óptima, debes fijarte en la forma y los materiales de los que están hechas los cristales

 
La Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda siempre comprobar que entran bien en el casco sin necesidad de apretar y sin producir molestia alguna al ponerlas. Las varillas deben ser flexibles, poco muy importante para evitar posibles heridas en caso de accidente. Y lo mismo ocurre con las gafas: las de policarbonato son especialmente resistentes a los golpes.

Y, por supuesto, no está de más tener monturas de sol de repuesto, tanto si las usas de ver como si no.